WordCamp Pontevedra ‘22, historia de un descubrimiento

Logo de la WordCamp Pontevedra

Después de varios años trabajando con WordPress nunca he participado en la comunidad ni asistido a ningún tipo de evento relacionado con el mismo. Craso error el mío, y voy a explicaros por qué.

Siempre he sido un poco vegetal con las redes sociales, y no ha sido hasta hace bien poco que decidí ponerme al día con ellas, al menos con la que considero “la red de redes”, Linked In. Ahí es donde conocí a Julio de la Iglesia, quien me recomendó asistir a la WordCamp Pontevedra y quien metió, por tanto, el gusanillo en mi cabeza. Haber tenido mi primera hija tres semanas antes de la WordCamp me hizo rechazar la idea, pero mi pareja me dio el último empujón para motivarme a asistir.

Impresiones de mi primera WordCamp

El simposio tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación, un edificio enorme y con un exterior un tanto sombrío. Tengo que reconocer que no soy persona de grandes concentraciones, que mi templo, mi hábitat natural, es una pequeña cueva donde trato de hacer callo en el teclado, y que el hecho de asistir a un evento de tales proporciones me tenía bastante nerviosillo. Así que me armé de valor y caminé hasta superar la entrada.

Tras pasar la puerta estaba la mesa de recepción con varios voluntarios que nos recibieron con una sonrisa y nos proporcionaron una mochila con varios enseres para la conferencia. Ahí pude reconocer a Jose Ramón Bernabeu, un veterano de WP con el que ya tuve la oportunidad de conversar a través de Linked In. Charlamos brevemente y me dirigí a la planta superior, donde se celebraría la charla de bienvenida. En el pasillo previo a la sala estaban las golosinas: una serie de mesas para promoción en las que ofrecían varios productos de merchandising como camisetas, chapitas, tazas, bolígrafos, pegatinas, incluso calcetines ¡Y todo gratis! No faltaba además ni agua, ni café, ni té. Tampoco aperitivos, siempre a disposición de los asistentes.

Tras la charla inicial todo transcurrió según lo previsto en el programa. Existían dos salas donde se sucedían ponencias simultáneamente. Pero tal y como estaban dispuestas, al menos en mi caso, siempre había una ponencia que me interesaba mucho más que la otra.

Unas cervecitas en la WordCamp

En las pausas entre ponencia y ponencia pude conocer gente nueva con intereses muy similares y, todo hay que decirlo, también tuve oportunidad de comprobar que figuras tan icónicas del mundo WordPress como Fernando Tellado no son seres mitológicos. Estuve a punto de acercarme a saludarlo un par de veces, pero creo que la timidez me lo impidió.

Hay que mencionar que, al final del día, se montó una juerga de lo más divertida. Había cerveza y pulpo gratis y unos músicos que animaban el ambiente al más puro estilo gallego.

Entonces ¿cuál fue mi impresión? en dos palabras, me flipó.

Voluntariado en la WordCamp

Antes de comprar la entrada me planteé el hecho de participar como voluntario. Pero se ve que llegué demasiado tarde y estaban todas las plazas ocupadas. Para formar parte del equipo de voluntarios normalmente hay que rellenar un formulario un tiempo antes de cada WordCamp. Puedes ver el equipo de voluntarios de la WordCamp Pontevedra 2022 en este enlace.

Contributor day

El contributor day, es el día para esas personas que quieren colaborar con la comunidad WordPress. Al ser la primera vez que asisto a una WordCamp no puedo comparar, pero en esta ocasión se formaron una serie de mesas para cubrir necesidades como marketing, diseño, comunidad, soporte, etc. Allí podías conocer a las personas a cargo de cada sección y recibir una explicación sobre cómo aportar a la comunidad.

Por qué he decidido aportar mi granito de arena a la comunidad

He hecho una gran cantidad de webs con WordPress y llevo muchos años usándolo. Y la verdad, nunca me había planteado que estaba usando una herramienta gratuita y que ésta necesitaba un equipo para mantenerla y hacerla crecer. 

El ver tantas personas entregadas a la comunidad de forma desinteresada ha hecho que me emocione. Y no solo eso, saber que muchos de mis proyectos se alimentan de esta herramienta, hace que me sienta en deuda con ella.

Voluntarios en la WordCamp de Pontevedra

Quiero agradecer a:

  • Damián Pérez por acogerme, así como enseñarme la ciudad y la comida local
  • Julio de la Iglesia por incitarme
  • Jose Luís y Fernando Tellado por ser quienes son y hacer lo que hacen
  • Jose Arcos, Fernando García Rebolledo, Mauricio Gelves, Pablo Moratinos y todos los ponentes que comparten su sabiduría en cada WordCamp
  • Carlos Longarela, Sabela, Ana Gavilán, Berta Minguela, Rocío Valdivia, Isotta Peira, Jose Ramón Bernabeu y a todas las personas que he tenido el gusto de conocer
  • Y por supuesto ¡a tod@s l@s voluntari@s por hacer esto posible!
¿Te vas a perder lo mejor?

Recibe nuestras novedades, recomendaciones de herramientas y las mejores ofertas para negocios digitales

8 comentarios en «WordCamp Pontevedra ‘22, historia de un descubrimiento»

  1. Me alegro de que te haya gustado la experiencia y tengas ganas de repetir, te advierto que esto engancha, jajaja
    Espero que nos veamos en otra.
    Muchas gracias por tu mención. 😉
    Un abrazo

    Responder

Si tienes alguna pregunta, sugerencia o simplemente quieres dar tu opinión no lo dudes y deja tu comentario

Aviso legal

Política de Privacidad

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo